martes, 4 de septiembre de 2012

EL ABANICO DE SEDA de LISA SEE


Como prueba de su buena estrella, Lirio Blanco, una tímida niña de siete años, hija de una humilde familia de campesinos, será hermanada con Flor de Nieve, que vive en un pueblo lejano y es de muy diferente ascendencia familiar. Por medio de una ceremonia ancestral, ambas se convierten en laotong («mi otro yo» o «alma gemela»), un vínculo que dura toda la vida y que será más profundo que el matrimonio. Desde el principio, y a lo largo de los años, Lirio Blanco y Flor de Nieve se intercambiarán mensajes en nu shu escritos en un abanico de seda, que las sirvientas llevarán de una casa a la otra. En abanicos y pañuelos darán cuenta de lo que nadie conoce: sus más íntimos pensamientos y emociones, y gracias a esa vía secreta de comunicación se consolarán de las penalidades del matrimonio y la maternidad. El nu shu las mantendrá unidas, hasta que un error en la interpretación de uno de los mensajes amenazará con truncar su profunda amistad.

Opinión


La trama se desarrolla en una aldea de China a mediados del Siglo XIX, las dos muchachas aprenden el NU-SHU, escritura femenina secreta, y en un abanico escriben su historia, la historia de las personas que las rodean y al mismo tiempo denuncian las injusticias y las humillaciones a la que es sometida la mujer china de la época, cuyas funciones son, entre otras: Criar hijos, satisfacer sexualmente al esposo, atender las tareas domésticas, permanecer callada la mayor parte del tiempo posible, disimular las emociones.

El respeto y la sumisión va más allá de lo concebible en una cultura tan diferente como es la nuestra, pero comprensible en un mundo como el suyo y su cultura oriental.

Lisa See utiliza casi un lenguaje poético para poder describir las alegrías, tristezas, miedo que sientes las protagonistas. Describe también los peligros que corremos de ser mal interpretados cuando no usamos un lenguaje claro o cuando los códigos con los que nos comunicamos no son los mismos para todos.

La verdad me dejo muy impresionada, no solo por descubrir todas esas costumbres y tradiciones y no poder entender como eran capaces de soportar tantos dolores, tanto maltrato, tanto sufrimiento y sin revelarse, sumisas a lo que sabían que tenían que soportar solo por ser mujeres y lo único que le daba rango de hablar o ser tratadas mejor era ser la primer esposa del hijo mayor de la casa.

Para toda mujer china del siglo XVI hasta el siglo XX, era primordial demostrar su valía a través de sus pies vendados, "pies de loto dorado", pies perfectos de siete centímetros, pero el proceso hasta conseguir esa perfección era lo que en realidad las unía, las fortalecía para seguir adelante, así nuestras protagonistas compartieron ese primer dolor físico, para más adelante, ser inseparables a través de un dolor más fuerte...el dolor del sentimiento.

El libro se puede decir que es histórico por lo cual el final es poco predecible, algo triste para mi gusto en relación a la amistad estas almas gemelas; no da una gran lección de que a veces el orgullo puede ser dañino y este no debería de tener cabida en el amor de dos personas.



9 comentarios:

  1. Una historia conmovedora por lo que nos cuentas. Me ha gustado mucho tu reseña, así que me la apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita Pakiko me alegra que te haya gustado.
      Besos

      Eliminar
  2. Lo lei hace un par de años y me gustó mucho, también me impactó muchas de las tradiciones y costumbres que siguen, está muy bien para conocer más a fondo su cultura y la historia es muy bonita
    besos

    ResponderEliminar
  3. La leeré más adelante. Creo que antes me voy a poner con la nueva de la autora, Sueños de felicidad...
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen mira que no sabia de ese libro estoy por leer Shanghai Girls... buscare Sueños de felicidad me gusto mucho esa escritora.
      besos

      Eliminar
  4. Una novela preciosa a pesar de la tristeza y el dolor que hay en sus páginas. Emociona este libro. Cuesta trabajo entender cómo eran capaces de soportar tantas cosas. Lo de los pies es que lo leía y hasta me dolía...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo en la estantería esperando, ya te contaré :-)

    ResponderEliminar
  6. Ya mismo lo anoto es una temática que siempre me ha llamado la atención!

    ResponderEliminar